martes, 30 de noviembre de 2010

LOS LIBROS DE TEXTO A EXAMEN

 El 24 de Noviembre en la asignatura de Nuevas Tecnologías asistimos a la conferencia Los libros de texto a examen presentada por Jaume Martínez Bonafe. Su propósito era convencernos de la obsolencia de los libros de texto, aunque es una propuesta antigua sigue estando de actualidad. El debate se basa en la crisis de la omnipresencia de los libros de texto en el aula, ya que estos son un recurso para la enseñanza. La utilización de estos como principal herramienta plantea:
  •  Fragmentación del sujeto frente al conocimiento, es decir, el currículo está al margen nuestro como docentes.
  •   Separación entre la vida cultural del sujeto y la experiencia institucional de la escuela. Se produce una dicotomía, la ciudad no se puede pensar separada de la escuela ni tampoco a la inversa. Nuestra formación no se basa solo en el currículo escolar también nos influye el entorno y las relaciones. El libro de texto, si está bien hecho, “es el catecismo de la pedagogía escolástica”, esto es lo que tenemos que saber, lo importante (de este modo también nos dice que no es importante) pero hay fragmentos de cultura, de de nuestras relaciones sociales que deberían constituir un problema para el maestro.
Según Martínez Bonafe, si miramos los libros de texto con una perspectiva mas ampliada más allá de ser un recurso para la enseñanza, son al menos cuatro cosas:
 1. Una teoría pedagógica, que hay detrás de las actividades del libro de texto, que pedagogía propone.
 2. Una correspondencia teórica del trabajo docente, de la formación y conocimiento, que maestro hay detrás de este libro de texto, que maestro quieren quieren las editoriales.
 3. Un discurso sobre la escuela, sujeto, conocimiento.

Estos tres puntos plantean las siguientes preguntas, ¿es posible enseñar sin asignaturas?, ¿es posible enseñar sin libros de texto? Los libros nos organizan el trabajo, pero sobre todo detrás de los libros de texto lo que hay y pasamos al punto cuatro.
 4. Un gran negocio editorial. En el 2008 se gastaron 900 millones de euros.

 Este cuarto punto está en relación con los artículos escritos por Jordi Adell en su blog. En carta a los editores plantea los dos problemas de las editoriales: 1. No saben lo que es un libro de texto digital, pero esto no es de extrañar porque ¿Quién lo sabe? 2. Como no hay producto no saben como venderlo. Hasta hoy los libros electrónicos han fracasado porque fundamentalmente tenemos dos tipos : el basado en modelo PDF donde se mantienen los mismos roles de autor, lector y editor que con el modelo tradicional, aquí el gran perdedor es el pequeño librero. Y el modelo basado en el lector (browser). Tanto en uno como en otro tratan el libro como un texto. No resuelve los problemas que se plantean como la preservación de los libros y sobre todo las anotaciones y poder compartir estas con otros lectores…son textos e imágenes estáticas, las incrustaciones de medios debe ser posible y su lugar no debería se un ordenador o un CD sino la red. En definitiva, no sabemos como serán los libros del futuro.
 Vivimos en la sociedad de la información, la tecnología está en aulas y hogares y aunque los motivos de informatizar los centros educativos sean criticables los resultados serán positivos si los docentes sabemos utilizar dichos medios al servicio de los intereses de nuestros alumnos.
Si los libros de texto digitales del futuro son los que las editoriales deciden tendrán las características que les interesen a estas. Por esto los docentes sin intereses económicos tienen más que decir sobre los materiales curriculares y como utilizarlos.
Esto nos enlaza con lo que decía Martínez Bonafe en su conferencia. Con los libros de texto el maestro no controla ni los procesos, ni los medios, ni los productos. ¿Dónde esta nuestra voz como maestro, dónde esta nuestra experiencia?
 Los libros de texto son una “herramienta de desprofesionalización del maestro”, “proletariza la docencia” Hay alternativas, otras formas de entender, pero hay que buscarlas y estudiarlas. Es necesaria la complicidad de las familias, aprender a trabajar con la comunidad y desde la comunidad. Y la tecnología está a favor, compartir materiales solo es cuestión de querer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada